Blogia
La Vida de un surfer de secano

Mockba - 2ª Parte

Aqui estoy una vez, espero que con más suerte que el otro día, añadiendo otra entrada sobre Moscú.

Hoy os dejo algunas fotos más.

No me podía olvidar de mencionar su majestuoso metro, de "Palacio subterráneos para el pueblo", como se referían a él Stalin en la época de mayor esplendor del Régimen Comunista.

La ciudad en sí es sobrecogedora y allá dónde mires es fácil encontrarse con vestigios del basto imperio que un día fueron.

Su red de metro da buena cuenta de ello, con infinidad de esculturas, frescos, pinturas varias, techos dorados, lámparas de araña, etc.

Este año se cumplieron 75 años de su fundación y cuenta con una cifra de visitantes de más de 3 mil millones anuales que se dice pronto. Sólo cada día, 9 millones de personas lo usan.

Con más de 300 kilómetros de túneles y estaciones por debajo de los 80 metros de profundidad, el metro de Moscú está considerado de los más efectivos medios de transporte del mundo.

Las horas puntas son una locura y hay que tener cuidado con los carteristas porque en ciertas estaciones son muy habituales los carteristas.

Su sobria entrada no debe engañarnos ya que pocos metros más abajo nos encontraremos con uno de los mejores museos del mundo en los que he estado. Sus lujosos techos dorados con pinturas y sus paredes de mármol en algunas de las cuales podemos encontrar fósiles con varios cientos de millones de años y sus lámparas, pinturas y esculturas hacen de su uso todo un placer para la vista.


El aspecto a la entrada al metro nada tiene que ver con su interior, además existen muchas tiendas en las estaciones que incluso permanecen abiertas más allá del horario de la red de trenes.

 

Los restos del Régimen Comunista siguen presentes en muchas partes de la ciudad, aquí, un detalle en el capitel de una de las columnas en una estación de metro.

 

Yo diría que existen dos ciudades, la de arriba y la de abajo. Estos techos en concreto eran dorados y el mármol brilla como el primer día, además lo mantienen muy limpio.


Los primeros días lo pasaba fatal para orientarme puesto que allí no existen los carteles traducidos al inglés y apenas encuentras gente que lo habla, cosa que me extraño mucho, porque por lo demás son una sociedad aunque de contrastes acusados, moderna.

 Con la práctica acabé aprendiendo a leer las letras, hasta entonces trataba de memorizarlas como si de dibujos se tratasen, pués el metro no es ninguna broma, múltitud de pasillos, corredores, largas escaleras y cambios de dirección y transbordos lo convierten en un sitio potencialmente perfecto para perderse y pasarlas canutas.

 

A esto me refería precisamente :P

El truco de línea verde dos paradas, línea roja cuatro e ir contando teóricamente está muy bien pero si no te quedas con el nombre de las estaciones no sirve de mucho y memorizar su dibujo no es tan fácil como parece...

 

Después de aprenderme las letras, puedo decir orgulloso que éste es el andén de la estación de Kievskaya, algo así como Plaza de Kiev, que sin embargo en la superficie se conocía como Plaza de Europa, cosa que sucedía en varios lugares y que al principio también me desorientaba más todavía, me sentía como Paco Martinez Soria con la mochila vagando con un plano en Ruso en el que un palmo suponían unos cuántos kilómetros de caminata.

 

Así eran algunas de las estaciones de metro fuera de las horas puntas, cuando éstas llegaban ahí no cabía un alma y era bastante agobiante porque la gente va donde quiera que vaya y si te descuidas te arrastran como la marea.

 

Uno de mis rincones preferidos del metro, era la estación de la Plaza de la Revolución, a parte de por encontrarse en un lugar céntrico y cercano a lugares emblemáticos de obligada visita en esta ciudad, allí se encontraban una serie de estatuas en cuatro de los pilares que separaban ambos andenes.

Esta es "Guardia Fronterizo con Perro" del escultor Matvei Manizer. La llaman el perro de la suerte y al parecer la gente cree que tocar el hocico del perro trae buena suerte, por lo que en época de exámenes está atestado aquello de estudiantes jejeje yo por si acaso pasé la mano pero como nadie sabe cual de las cuatro es la que da buena suerte, que no fuera por dejarme ninguna sin tocar. Por ese motivo brilla como el primer día.

Esta tradición estudiantil data de 1938 y todos los años miles de estudiantes acuden a la estación para buscar la suerte. También la pistola del guardia de otra estatua parece tener el mismo efecto.

Desde luego en los ratos que pasé allí no paraba de pasar gente para tocarlo, de todas las edades. Gente que incluso salía del metro y volvía a tocarla antes de salir a la superficie.

 

Como ya dije, es un lugar de fuertes contrastes sociales, dónde pocas cosas deben sorprenderte y las historias de algunos de sus habitantes superan a menudo la ficción. Por ello no es raro encontrarse tocando en el metro a grandes y talentosos músicos que en su día lo hicieron en reconocidas orquestas nacionales, además muchos de los músicos de la ciudad deciden escoger el metro como escenario porque dicen tiene una acústica especial, idónea para tocar.

 

Y hablando de contrastes, me sorprendió el nivel cultural de la gente gratamente, la verdad es que te encuentras con gente de avanzada edad con estudios superiores que ahora están retirados y se dedican a montar sus pequeños negocios. Por eso tampoco deberíamos sorprendernos si entramos a comprar tabaco en una tienda del metro y nos atiende un anciano que trabajo como físico nuclear para la Unión Soviética.

No hubo un sólo día que no alucinase con algo. ¡Y lo que me queda por ver! Que diría mi abuela jeje

 

Arriba las calles también tenían su propia historia y me sorprendió lo anchas que podían llegar a ser algunas superando el tamaño de las autopistas que conocemos con infinidad de carriles e imposibles de cruzar con un paso de peatones por el tiempo que llevaba, por ello existían pasadizos subterráneos para tal fin. Calles de más de 100 metros de ancho, una sobrada. El día del desfile militar aquello tiene que ser terrible.

 

Parte de la vida de la ciudad gira entorno al río que lleva el mismo nombre que ésta y existe una especie de barco-bus para ir de una zona a otra por el río que es navegable y también da un poco de respeto por su enorme cauce y el caudal que éste lleva, muy turbio por cierto debido a los vertidos y contaminación que recoge de edificios de viviendas, factorías, etc.

 

Un día me dió por cruzar esa calle a otra altura más recta y pasé unos minutos de pánico porque la gente conduce a toda velocidad, cuando veía venir un coche más o menos despacio que igual eran unos 100km/h miraba al carril contrario y cuando tenía un pie en la calzada veía venir un Ferrari o similar en el otro sentido a toda pastilla, visto y no visto pero a nadie le apetece toparse con un deportivo a más de 200km/h. Me pregunto si allí ponen multas de velocidad y si las ponen desde luego teniendo dinero y no un carnet por puntos les da igual. Me recordó al videojuego ese que tienes que cruzar con un perro la autopista xD

 

El edificio que veís al fondo es un edificio de viviendas que en su día el gobierno soviético ofrecía a recomendados según dicen, actores, gente del espectáculo, políticos, vamos que a la gente como nosotros no nos las darían tan bien situadas, al menos daban casas, ni tan mal ¿Eh? Sus cosas buenas y sus cosas malas tenían.

Este edificio junto con otros 6 prácticamente iguales, forman el proyecto Stalinista conocido como "Las 7 Hermanas" unos rascacielos que combinan un estilo barroco ruso y estilo gótico, colocados de una manera determinada en la ciudad que tenían diferentes usos, uno es un ministerio, otro viviendas, otro la universidad, etc.

En principio iban a ser 8, conmemorando el octavo aniversario de la ciudad, en 1947, pero eran los últimos años de Stalin y al final la cosa quedó así.

A continuación os dejo alguno de ellos.

 

Detalle del edificio de la fotografía anterior, destinado a viviendas "sociales de lujo", el Kotelnicheskaya Naberezhnaya. 

 

El actual ministerio de asuntos exteriores.

 

Mi hermana Nadia, delante de la Universidad Estatal de Moscú M.V. Lomonósov, otra de las "Siete Hermanas".

Se trata de la universidad más antigua de Rusia, fundada en 1755 y que en 1940 recibió el nombre de su fundador Mijail Lomonósov, unos años más tarde, en 1953 era trasladada al edificio que veís en la fotografía, situado en una parte alta de Moscú, la llamada colina de los Gorriones, por la que pasé de camino a un mirador desde que el que se vé toda la ciudad y lugar típico para fotografiarse los novios. Tuve la oportunidad de ver varias bodas allí, todas en limusina con un baile de los novios para todos los presentes al que acababas uniéndote si querías, un desmadre alli de gente bailandoooo, el novio manteadooooo, la gente que se metíiiiiiiiia corría el mismo riesgo... muy divertido jejeje

 

Otro lugar digno de visitar es el Convento Novodevichy o Monasterio Bogoróditse-Smolenski.

El conocido convento de las Novicias, dónde los zares mandaban a sus mujeres el resto de sus días cuando se cansaban de ellas y se hacían con otra, un no parar, como fue el caso de Iván el Terrible que decidió cambiar de mujer ocho vec condenandolas a pasarse allí encerradas el resto de su vida.

Patrimonio de la Humanidad desde 2004 este convento a punto estuvo de desaparecer cuando las tropas napoleónicas frustradas decidieron abandonarlo y volarlo por los aires a modo de despedida, por suerte las monjas consiguieron evitar la catástrofe y apagar las mechas.

Además el entorno del mismo es muy bonito, te encuentras gente pescando y unos cisnes un poco violentos jeje así como patos, dicen que es idílico y la verdad es que transmitía mucha paz el lugar, nada que ver con el ajetreo en la ciudad.

Chaikovski se inspiró en este parque durante muchas tardes para realizar sus composiciones como fue el caso de la más que de sobra conocida obra "El Lago de los Cisnes".

Volvamos a la ciudad.

 

Las iglesias aparecían al doblar cada esquina prácticamente, algunas de un tamaño muy humilde y sin ser conocidas ni figurar en las guías eran auténticas obras de arte, recuerdo una con una decoración interior asombrosa, por fuera sobria por dentro espectacular.

 

Otro de los museos que puedes visitar si te animas a viajar a Moscú es el de la guerra, en la Plaza de la Victoria.

 

Allí más alejado de los grandes edificios, se encuentra un molito que preside la plaza al final de una gran y majestuosa avenida. Por si no os habeís dado cuenta aún, toda construcción es enorme, todo a lo grande, haciéndonos parecer insignificantes visitantes o miembros de un gran estado o al menos esa era su intención, conseguida satisfactoriamente.


El paseo por el río merece la pena, uno se encuentra con la vieja fábrica de chocolate, un transbordador que en su día estuvo en órbita como el Boleno, la enorme escultura de "Pedro Colón" como la llaman, que con sus 76m de altura es una de las mayores del mundo (Ocupa el 6º lugar, creo).

Originalmente era una representación de Cristobal Colón para la Expo '92 a modo de regalo pero sabe Dios que lío político tuvieron/tuvimos que al final no salió de allí, le cortaron la cabeza y le colocaron la de Pedro I El Grande así que allí tienen a Pedro con el cuerpo de Colón y las 3 embarcaciones, sin mucho sentido, es una anécdota graciosa de ver.

Moscú da para mucho y es que es una ciudad enorme y fría, las fotos están en su mayoría sacadas en condiciones pésimas de luz y con un frío del carajo después de largas caminatas y desorientaciones varias poco a poco fui conociendo más la ciudad, lugares como el teatro Bolshoi, el Hotel Cosmos, el Museo Espacial, el mercado del Parque Izmailovo dónde podemos comprar desde cámaras fotográficas de hace un siglo, pasando por los famosos Huevos de Fabergue hasta acabar regateando por un casco de astronauta auténtico, buenos comerciantes son me río yo de los Fenicios ;)

Podría estar comentando fotografías durante horas, pero voy a despedirme con una última foto que me trae recuerdos de un día duro, después de caminar todo el día por toda la ciudad y bajó una lluvia intensa me desorienté intentando cruzar a la otra orilla del río y acabé dando un rodeo de más de 14 Km de noche, con las calles vacías, alejado de cualquier tipo de ruta turística, con ampollas en los pies, hambre, desesperado y con ganas de llorar pensando en los boyus preñaos de la tierrina y en el mi boyu... apareció un corazón esperanzador entre la niebla nocturna, a modo de faro volvía a estar sano y salvo tras un día agotador.

Se trataba del complejo de Rascacielos Mirax Plaza (192m) si no me equivoco con el Naberezhnaya Tower (269m) al fondo aunque no se ve bien. Continuamente sobrevolado por helicópteros, el medio de transporte de los millonarios en Moscú, incluso de noche y con niebla era frecuente ver numerosas luces surcando el cielo.

 


Si os fijaís el edificio tiene dentro un corazón rojo que "latía" similar al nuestro con bastante realismo y que estéticamente era muy vistoso. A mi desde luego ese día más que otro, me dió la vida.

 

Por hoy creo que estuvo bien la actualización y sólo espero que no se borre como la anterior que luego nunca quedan igual y es que sigue siendo desesperante actualizar en blogia. Pensaba que con el tiempo habría mejorado pero al menos el servidor que me toca siempre es una pesadilla.


Los cutre-panoramas, las fotos y alguna más quizás las suba a Flickr, que actualicé la cuenta y me animo a subir fotos allí más a menudo, os dejo el enlace por si quereis ver un poco de todo:

Mi cuenta Flickr - Antonio Hindi

 

Buen comienzo de semana a tod@s! ;)

 

Antonio Hindi.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

botón -

espero que el próximo 2011 te traiga muchos más viajes, más fotos, el regreso al agua y sobretodo mucha felicidad. así que ánimo y feliz año!!!

botón -

da gusto tener tanta información, pero sobretodo, fotos tan bonitas. a lo mejor hay que dejarse caer por allí algún día. sigue volviendo por aquí, y ánimo, no te rindas!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres